Latam

Redes PON para la gestión de ciudades inteligentes

Redes PON para la gestión de ciudades inteligentes
Redes PON para la gestión de ciudades inteligentes

ISTC comparte su visión acerca del papel que jugarán las redes PON para el desarrollo tecnológico y de las comunicaciones en las ciudades inteligentes.

Redes PON para la gestión de ciudades inteligentesFuente: ISTC

Las ciudades inteligentes cuentan hoy en día con una gran variedad de servicios tecnológicos (transporte inteligente, internet en sitios públicos, entre otros) que tienen gran demanda de ancho de banda.

LATAM es considerada una zona pionera en avances tecnológicos, con proyectos de regeneración urbana y conectividad con fibra óptica.

Con el surgimiento de nuevas tecnologías de la información y la comunicación aparecieron diferentes servicios y productos que exigen mayor velocidad de comunicación.

El constante incremento de la demanda de servicios de telecomunicaciones en lo referente a telefonía fija, Internet y televisión, obliga a los distintos proveedores de estos servicios a migrar desde las tradicionales redes de telecomunicaciones basadas en pares de cobre hacia redes de muy alta capacidad basadas en fibra óptica.

Con estos antecedentes, la mejor solución son las redes ópticas pasivas con capacidad de Gigabits (PON), las cuales permiten llevar un gran ancho de banda al usuario final, al tiempo que se logra una convergencia de los múltiples servicios (telefonía, internet, Wi-Fi, IPTV y otros).

Las ciudades cambian de forma constante, desde aumentos en la población hasta la implementación de nueva infraestructura tecnológica, esto representa una oportunidad para que fortalezcan la conectividad de su infraestructura y el acceso a la tecnología de sus ciudadanos.

En muchas ciudades en Latinoamérica, una red de fibra óptica permitiría disponer de una red de interconexión capaz de soportar el movimiento de toda la información.

El objetivo de una smart city es lograr una gestión eficiente en todas las áreas de la ciudad (urbanismo, infraestructuras, transporte, servicios, educación, sanidad, seguridad pública, energía, etc.), satisfaciendo a la vez las necesidades de la ciudad y de sus pobladores y usuarios.

Una ciudad inteligente requiere de servicios de gestión y planificación, para elaborar un plan que permita aprovechar todo el potencial de sus recursos, tanto para el beneficio de los ciudadanos como de las empresas.

Se trata de servicios para optimizar el funcionamiento de la administración pública, la seguridad ciudadana o el urbanismo.

También necesita de servicios de infraestructura, fundamentales para que una ciudad sea habitable. Entre ellos destacan los relacionados con la interconexión de redes, la gestión del agua, la energía, el transporte o los servicios medioambientales.

Además, servicios dirigidos a los ciudadanos como los programas sociales, de salud o educación.

La tecnología PON, la cual ha sido adoptada por múltiples proveedores de servicios en ciudades, permite una comparación en la Calidad de Servicios (QoS) en escenarios con múltiples necesidades.

La Infraestructura de red tradicional está cubierta principalmente por cobre, el cual tiene limitaciones para mejorar el ancho de banda y ampliar la red.

Las ciudades inteligentes pueden definirse como territorios con una gran capacidad de aprendizaje e innovación, cuyo objetivo básico es mejorar la calidad de vida de los usuarios, así como contribuir al progreso financiero, social y político, la creación de servicios nuevos y más avanzados y la sostenibilidad de la ciudad.

El logro de este objetivo será posible a través de la implementación de arquitecturas y plataformas que pueden incorporar los diversos componentes de la ciudad y hacerlos interactuar de manera efectiva.

Las redes PON optimizan la relación inversión-cobertura y sobre ella se pueden comercializar servicios de nueva generación que requieren de una disponibilidad de altos anchos de banda.

Por ejemplo, G-PON tiene una capacidad de transmisión de 1 Gbps, con crecimiento, a futuro, a 10 Gbps.

Las redes G-PON están definidas por la ITU bajo el estándar G.984, estas redes son de alta capacidad, su objetivo es llevar un mayor ancho de banda para soportar cualquier tipo de servicio: voz, datos y video sobre la misma infraestructura IP.

GPON apunta a velocidades de transmisiones mayores o iguales a 1,2 Gbps y su alcance físico es de 20 Km (ITU-T, 2003).

Consta de un OLT (Optical Line Terminal), ubicado en las dependencias del operador, y las ONT (Optical Networking Terminal) en las dependencias de los abonados, las líneas OLT constan de varios puertos de línea GPON, como muestra la figura a continuación.

La OLT es el elemento activo situado en la oficina central. De él parten las fibras ópticas hacia los usuarios.

La ONT (Optical Network Termination) es el elemento situado en casa del usuario que recibe la fibra óptica y ofrece las interfaces de usuario.

Fuente: www.tecnoseguro.com

 

Mostrar más

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba

¿Quieres estar al día de nuestras noticias?